El catálogo machista de las emociones (1/6)

9o11

Laura, la esposa de Antonio, está sumamente preocupada por él. Lo describe como un hombre exitoso, ampliamente conocido en el mundo de los negocios, que ha alcanzado todas las metas que se ha propuesto. Ama a su esposa y a sus hijos, y tiene todo lo que un hombre podría desear. Pero a cada rato e pela con ella, sus hermanos y amigos, y ha provocado rupturas con todos sus socios. ¿Su explicación? Antonio dice que todos son unos idiotas, que no se puede contar con nadie; que para que las cosas salgan bien, es necesario hacerlas uno mismo. Se queja constantemente de la falta de apoyo que percibe a su alrededor; no entiende por qué su esposa, sus hijos y secretaria no pueden estar a su disposición cuando él los necesita. En casa tiene arranques de rabia inexplicables, que lo traban de tal manera que tiene que ir a encerrarse a ver la televisión para que se le pasen. Pero nadie sabe a ciencia cierta qué es lo que le sucede, porque no le gusta hablar de lo que siente. Dice Laura: “Cuando murió mi suegro hace unos años, estuvo de pésimo humor durante meses. Yo le preguntaba si estaba triste, y sólo me decía que no tenía nada y que lo dejara en paz”. Antonio, de 44 años, ha tenido varias úlceras. Su esposa piensa que bebe demasiado, pero él considera que la bebida es uno de los pocos placeres que tiene en la vida y no ve por qué tendría que dejarla. “En sin”, dice Laura, “es como si ya no tuviera esposo. Hace mucho tiempo que dejó de interesarse en mí y en sus hijos”.

Continue reading “El catálogo machista de las emociones (1/6)”

Ser un niño

raw-childhood-without-electronic-devices-niki-boon-new-zealand-24

Los niños no siempre son vistos como adorables en la cultura patriarcal. Aunque el sexismo ha decretado desde siempre que los niños hombres tienen más estatus que las niñas, ni el estatus ni siquiera las recompensas de privilegio se equiparan a ser amado. El abuso en la vida emocional de los niños comienza en el momento de su nacimiento. Contrario a la mitología sexista, en el mundo real de los bebés niños y niñas, los bebés niños se expresan más. Lloran más fuerte y por más tiempo. Llegan al mundo deseando ser vistos y escuchados. El pensamiento sexista al peor extremo lleva a muchos padres a dejar que sus niños lloren sin un toque reconfortante porque temen que ser demasiado apegados a ellos, reconfortarlos demasiado, pueda ocasionar que crezcan debiluchos. Continue reading “Ser un niño”