Guía Para Que los Hombres Puedan Ver Mujeres, No Objetos

catcall

La mayor parte de nuestra investigación y nuestros esfuerzos sin fin de lucro se enfocan en enseñar a las niñas y mujeres a recuperar su poder frente a una cultura objetificante que valora los ideales físicos por encima de cualquier otra cosa. Este artículo se trata sobre el otro lado de la misma moneda: Cómo pueden los niños y los hombres recuperar su poder. El poder masculino ha sido despojado de ellos mediante la la sempiterna idea de que los hombres son débiles sin remedio ni esperanza en la lucha por ver a la mujer como ser humano y no como una colección de partes corporales para ser observadas con lujuria. Ésta es una mentira. ¿Has visto nuestro viral boycott a Carl’s Jr.? Muchos chicos están hartos de ser subestimados.

La siguiente nota proviene de el bloggero Nate Pyle, quien hace eco de nuestro desdén hacia los ideales objetificantes y comparte nuestros puntos de vista sobre el daño que implica ver a las mujeres como simples cuerpos. Él escribió sobre sus planes para una futura conversación con su pequeño hijo respecto al tema. Éstas son sus palabras:

«Algún día tendré la conversación con mi hijo. No, no la conversación que todos los padres y las madres temen dar y que todos los niños y las niñas están mortificados de tener. A mi me encanta incomodar a las personas, así que esa conversación será divertida. No, yo hablo sobre otra conversación. Aquella que sucede después de que descubro sus ojos haciendo lo que los ojos masculinos saben hacer muy bien—seguir un objeto de lujuria. Probablemente estaremos en el centro comercial, pues eso es lo que los padres suelen hacer con sus hijos, y descubriré la mirada. Quizá vayamos a la playa y la vea. No importa en donde esté, vendrá la ocasión en que la descubra. Y entonces habrá tiempo para esta conversación:

“Hey, ven aquí. Déjame hablar contigo. Vi cómo la mirabas. No intento juzgarte ni avergonzarte. Sé lo que hiciste. Lo entiendo. Pero debemos hablar al respecto porque la forma en la que miras a una mujer es muy importante.

Muchas personas tratarán de decirte que una mujer deberá cuidar cómo se viste para que no provoque que la mires de forma inadecuada. Esto es lo que yo te diré. Es responsabilidad de una mujer vestirse por la mañana. Es tu responsabilidad mirarla como un ser humano sin importar la ropa que está usando. Sentirás la tentación de echarle la culpa por tus ojos errantes a causa de lo que ella trae puesto—o de lo que no se puso. Pero no lo hagas. No juegues el rol de víctima. No eres una víctima irremediable de lo que pasa frente a tus ojos. Tienes total control sobre ellos. Ejercita ese control. Entrénate para mirarla a los ojos. Auto-disciplínate para mirarla a ella, no a su ropa ni a su cuerpo. El momento en que juegas el rol de víctima caes en la mentira de que tú simplemente eres una reacción personificada del estímulo externo incapaz de discernir entre lo bueno y lo malo, entre lo humano y lo carnal.

Mírame. Esa es una mentira ridícula.

Eres mucho más que eso. Y la mujer a la que miras es mucho más que su ropa. Ella es mucho más que su cuerpo. Se habla mucho sobre la forma en la que los hombres objetifican a las mujeres, y la mayoría de eso es verdad. Los seres humanos objetifican las cosas que aman para poder controlarlas. Si tú verdaderamente amas a una persona, no la reduces a un objeto. El momento en el que objetificas a otro ser humano—mujer u hombre, lo despojas de su humanidad.

Existen dos puntos de vista respecto a los códigos de vestimenta a los que serás presionado a adoptar. Uno de ellos dice que las mujeres necesitan vestirse para atraer la atención de los hombres. El otro dice que las mujeres deben vestirse para proteger a los hombres de ellos mismos. Hijo, tu eres mucho mejor que cualquiera de esas dos perspectivas. Una mujer, o cualquier ser humano, no debería tener que vestirse para atraer tu atención. deberías darle toda la atención que merece simplemente porque es otro ser humano. Por el otro lado, una mujer no debería tener que sentir que necesita protegerte de ti mismo. necesitas tener control de ti mismo.

Desafortunadamente, muchas de las formas en las que los sexos interactúan entre sí están basadas en el miedo. Miedo al rechazo, miedo al abuso, miedo a no tener el control. Tenemos miedo una del otro (y viceversa) porque nos han enseñado que la otra persona es peligrosa. Nos han enseñado que el cuerpo de las mujeres induce a los hombres al pecado. Nos han dicho que si una mujer muestra demasiado de su cuerpo los hombres harán cosas estúpidas. Seamos claros: el cuerpo de una mujer no es un peligro para ti. Su cuerpo no te hará daño. No te hará hacer cosas estúpidas. Si haces cosas estúpidas es porque decides hacer cosas estúpidas. Así que no contribuyas al miedo que existe entre hombres y mujeres.

El cuerpo de una mujer es hermoso y maravilloso y misterioso. Respétalo mediante el respeto a su persona como individuo con sus esperanzas y sus sueños y sus experiencias y sus emociones y sus anhelos. Deja que tenga confianza. Anímala a que tenga confianza. Pero no hagas todo esto bajo la premisa de que es más débil. Esa es la tontería más grande. Las mujeres no son más débiles que los hombres. No son el sexo más débil. Son el otro sexo.

No te estoy diciendo que no veas a las mujeres. Sino todo lo contrario. Te digo que veas a las mujeres. Que en verdad las veas. No sólo con tus ojos, sino con tu corazón. No mires a sólo una cosa que hace cosquillear tus sentidos, sino un ser humano. Mi esperanza está puesta en que al cambiar la forma en la que ves a las mujeres cambie la forma en la que te comportas alrededor de ellas. No estés sólo alrededor de las mujeres. Sino con las mujeres.

Porque al final, ellas quieren estar contigo. Sin miedo de ser juzgadas, o avergonzadas, o condenadas, u objetificadas, o ser tratadas como otra. Y eso no es sólo lo que las mujeres quieren. Eso es lo que todas las personas quieren. Finalmente, es lo que tú quieres.»

IMPORTANTE: Ésta es una traducción del artículo original, escrito el 13 de agosto, 2013, por Lindsay Kite publicado en su sitio Beauty Redefined.

Para ver el artículo original, haz click aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s